martes, diciembre 19, 2006

Al volante




En la fila para entrar al estacionamiento automatizado de San Agustin, delante de mi un G5, de Pontiac, color rojo, se detiene para tomar el boleto, pero sale una mano pequeñita, de mujer y no alcanza a tomar la tarjeta para pagar, dobla el volante y se acerca, intenta de nuevo, no lo logra, se acerca un poco mas, intenta de nuevo y lo toma.

"Por fin", pienso yo, se ve que sube el vidrio electrico del coche, y acelera... sin mover el volante, choca con la contension.

Lo bueno es que es solo la fama.

1 Comments:

Blogger Remo said...

Ja,ja,ja, me hiciste reír.

Saludos divertidos.

El Zórpilo.

8:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home