miércoles, noviembre 22, 2006

Un miercoles como cualquier otro

Son cerca de las 9:00 am, voy camino al trabajo, al detenerme en un semaforo, volteo a la izquierda y veo un señor que amablemente le abre la puerta a la que parece ser su esposa para que suba al coche, se ven arriba de 50 años. Una escena de lo mas normal, de no ser porque el señor una vez en el coche, saca de la nada una botella de Caguama y le da un trago clase albañil, en eso cambia a verde y tengo que avanzar.

Siempre me he preguntado que causa esa necesidad o mas bien, que sensacion te da, me refiero a beber sin motivo.

Cuando era soltero, acostumbraba antes de ir a la oficina, llegar a la tiendita de Los Conejos a comprar galletas o pan para desayunarmelas con un cafecito, y llegaba un señor que invariablemente compraba siempre un par de tecates y los metia en su mochila, me imagino para el lonche.

De mas joven incontables ocasiones me pase horas y horas con mis amigos tomando y platicando, es mas, sin ir muy lejos, el viernes anterior nos juntamos en una despedida y bebimos como cosacos, celebrando tambien que seguimos siendo los mismos pendejos de hace años.

¿Que nos dista a nosotros de esa gente?.

No lo se, igualmente estamos ahogando miles de neuronas.

Hace algunos años, no muchos, siempre que nos veiamos, bebiamos. Le faltamos el respeto a muchas, muchas botellas.

En este momento me estoy dando cuenta que lo que escribo no tiene ningun sentido, no tiene ninguna conclusion.

Toda esta verborrea pinche me lleva a nada.

Y no me importa, no quiero ser la voz que clama en el desierto.

P.D. Ayer atropelle un gato, ya me estoy recuperando.

3 Comments:

Blogger Paulie said...

Hola, cha... no le entendí muy bien.

Saludos tequileros (bueno en este caso eran cheves, pero tambien aplica)

6:01 p. m.  
Blogger periquillo said...

Mira, a mi también me vuela la imaginación cada vez que veo a alguien comprando alcohol muy temprano, pienso como será su vida, vaya yo me voy un poquito más allá de lo vidente. De del gato, se siente bien gacho, pero luego se te olvida. Saludos!

7:24 a. m.  
Blogger Remo said...

Yo no juzgo... porque a las primeras de cambio intento salir de mi ciudad, para mí viajar es un vicio, que pocos o nadie comprende, pero tampoco me importa mucho si lo hacen o no, igual que lo haría un alcohólico.

Saludos viajeros.

El Zórpilo.

8:30 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home